CASTILLO DE ARGÜESO

Durante un viaje que realizamos por la comunidad autónoma de Cantabria, visitamos este singular castillo localizado en la población de Argüeso, perteneciente al municipio de Hermandad de Campoo de Suso.

A finales del siglo XII se construye la torre sur, sobre la antigua ermita de San Vicente. La ermita se trasladó entonces al patio, permaneciendo hasta el siglo XVIII. De esta construcción solo se conserva una necrópolis. Esta torre posteriormente se convertiría en la torre del homenaje: residencia señorial y ultimo bastión de defensa en caso de ataque. Durante el siglo XIV se construye la torre norte, enfocada más en la defensa y con diferente orientación respecto la torre sur, para no anularse las vistas mutuamente una torre de la otra en caso de sufrir un ataque. Ya entrados en el siglo XV se construyen la muralla perimetral como el cuerpo central del castillo, quedando así unidas las dos torres. Sobre el año 1869 queda deshabitado, deteriorándose hasta acabar en estado de ruina. La ultima propietaria cede en el año 1962 el castillo al ayuntamiento con la condición de que sea restaurado. En el año 1988 empieza una restauración que duraría 11 años, y finalmente en el año 1999 sus puertas son abiertas al público. El castillo acoge periódicamente exposiciones, jornadas de recreación histórica, conferencias etc.

Pueden obtener más información y detalles aquí.

Dejamos unas fotografías del exterior del castillo. Destaca la recreación de un cadalso, construido íntegramente de madera.

.En el patio de armas del castillo se localizó un cementerio datado de la época de la alta edad media, entre los siglos IX-X. Se localizaron 8 tumbas, una de las cuales fue exhumada y contenía el esqueleto de un varón, según los análisis de Carbono 14 vivió alrededor del año 850-870. Dicha tumba se encuentra abierta y según accedes al patio de armas te topas con ella.

Aquí os dejamos unas fotografías en el cual se puede ver la magnifica restauración llevada a cabo en el interior del castillo.

Bajo la torre sur o torre del homenaje es posible ver los restos de los cimientos de la antigua ermita datada del siglo IX.

Aquí os dejamos una recreación de mobiliario de diferentes épocas.

Cabe remarcar la gran labor que hicieron la familia Sobaler, grandes maestros artesanos de la zona, el cual restauraron con maderas nobles y piedra, todo tallado y construido artesanalmente a mano, durante 7 largos años.

¡Esperamos que haya sido de vuestro agrado y hasta la próxima!