CASTILLO DE PERACENSE

Siguiendo nuestro periplo por tierras Aragonesas, topamos con este espectacular castillo, situado en un también espectacular paraje. Situado a 1365 metros de altura sobre el nivel del mar, se encuentra en la localidad de Peracense, provincia de Teruel. Este castillo-fortaleza es considerado uno de los más originales y mejor conservados de todo Aragón. En su construcción se aprovechó la topografía natural del terreno.

El solar donde se ubica el castillo ya había estado habitado entre la edad de bronce y la edad de hierro.Durante los siglos X y XI se habla de una fortaleza islámica, y ya en el siglo XII se habla del castillo. Como castillo actual se tienen referencias de construcción y rehabilitación sobre el siglo XIV y XV. Con la unificación de los reinos de Castilla y Aragón y la unidad nacional, el castillo va perdiendo su función defensiva y estratégica, y se produce el consiguiente abandono provocado por el desuso. Algunos años funciono como cárcel, y durante la guerra Carlista funciono como cuartel, cual una vez acabada la guerra fue derruido parcialmente. En 1986, en la cercana localidad de Ojos Negros, la compañía Sierra Menera cierra la explotación minera que allí mantenía. Con el interés añadido de paliar el desempleo provocado a partir de 1987, por iniciativa de la Diputación General de Aragón, primero, y del Instituto Aragonés de Fomento después, durante trece años pasaron diferentes fases de un proyecto global de restauración del castillo, trabajos que se han simultaneado con excavaciones arqueológicas.Los criterios de restauración siempre han obedecido a los principios de mínima intervención, de identificación de los recrecidos sobre las fábricas originales (a base de rejuntados y la talla de la piedra) y de seguimiento y asimilaciones de las conclusiones de las excavaciones arqueológicas. Destacaremos tres recintos en el castillo.

Destacaremos tres recintos en el castillo.

El recinto exterior, con su imponente muro, de hasta 3,5 metros de anchura su potente almenado y sus tres torres, con desplomes hacia el interior para mejorar su estabilidad, asentadas sobre la roca natural.

El patio de armas, el cual hay una exposición de armas de asedio, recreadas a escala real.

El recinto superior, que era la parte habitable del castillo, construido sobre una gran roca y accesible solamente a través de una escalera, que en tiempos de ocupación era retirada y quedaba como un último bastión casi inexpugnable.

EL castillo dispone de unas fantásticas vistas, por un lado todo el valle del rio Jiloca y por el otro lado la sierra de Menera.

Como curiosidades podemos contar que durante el siglo XV, según citan algunas fuentes, existía en el castillo una estancia donde se acuñaba moneda falsa. También disponía de un sistema de captación de aguas pluviales, formado a base de canaletas picadas en la roca natural, que conducían las aguas recogidas a cisternas y aljibes excavados en la roca (uno de ellos de más de cinco metros de profundidad), y que se encuentran situados en los dos recintos interiores. Se hallaron los restos de una cantera en el interior del recinto exterior, utilizada para la extracción de obleas circulares de piedra de rodeno, que eran utilizadas, sin duda, como piedras de molino.

Pueden obtener mas información del lugar aquí.