CAN BUSQUETS/VILLA VICTORIA MARIA

Escondida entre campos de cultivos y bosque siguiendo una larga pista forestal, nos topamos de golpe con esta imponente mansión. Atraídos por su historia y sus leyendas decidimos adentrarnos entre sus muros. Hemos visitado el lugar de día, admirando esa aura señorial que desprende, y nos hemos adentrado en sus entrañas en la oscuridad de la noche, en busca de las leyendas que caen sobre ella.

La construcción original de la finca data del año 1497,pero tendrían que pasar cuatro siglos para encontrar la mansión de la cual hablaremos. A finales del S XIX la familia formada por Rafael Baster y Llagostera y su esposa Victoria Maria de Robert y Surís, compran la gran finca y deciden construir la enorme casa señorial, para instalarse allí en su tiempo de recreo junto sus dos hijas, Maria y Victoria, y no sabemos certeramente si con su hijo, el cual no sabemos su nombre, o él nació a posterioridad a la construcción de la Villa. Durante la construcción de la misma, deciden construir anexa a la vivienda una capilla de estilo neogótico. La casa fue bautizada como Villa Victoria Maria (en honor a la esposa y las hijas) y la capilla como San Rafael, en honor al dueño de la finca. A la muerte de los propietarios, heredan la gran finca las dos hijas del matrimonio, ya que el hijo, Santiago, falleció siendo niño y continuaron con la labor que los progenitores hicieron en la comunidad. Durante la Guerra Civil Española las dos hijas deciden abandonar la finca por miedo a represalias o expropiación de la misma, y posteriormente se hace con la finca un agricultor llamado Josep Busquets Castelà, tomando el nombre con la cual se conoce la finca hoy en día, Can Busquets. Para finalizar, la finca se abandona totalmente a mediados de los años 90, y 30 años más tarde amenaza con desaparecer para siempre.

Fotografía años 90 perteneciente a Xose Casas (morgantattoo@gmail.com) del blog Morgan's Place

Fotografía actual de la Villa

Numerosas leyendas cuentan del lugar, desde una chica que se ahorcó en el gran roble que preside la entrada de la casa, pasando por los túneles excavados y que daban como salida a la iglesia sel pueblo cercano de Vallcanera y llegando hasta que si durante una noche de luna llena, te quedas mirando la imponente chimenea que corona el salón principal esta te absorbe y te transporta hacia un antiguo cementerio ubicado bajo los cimiento de la casa. Se habla de asesinatos, misas negras, rituales satánicos etc. pero todo queda ahí, en leyenda. Lo que si podemos asegurar de buena mano que algo desconocido preside el lugar... numerosos son los registros psicofónicos que hemos obtenido, y anomalías en los aparatos electrónicos usados durante nuestras incursiones, tal como baterías agotadas nada más conectarlos y al llegar a casa volvían misteriosamente a estar cargados de batería, cambios bruscos de temperatura etc. Al final del post os dejaremos una muestra de los experimentos que hemos realizado, guardando las experimentaciones completas para futuras entradas.

Tal imponente construcción, merecedora de aparecer en cualquier film de terror, conserva dentro de lo que cabe su fachada exterior bastante bien. Cabe decir que visitarlo de día impone, así que adentrarse en sus entrañas al caer la oscuridad es otro cantar... desprendiendo un halo misterioso y fantasmagórico.

El interior está completamente en ruinas, la mayoría de estancias no existe ya el techo o lo poco que queda amenaza con caerse. Nos hubiera gustado visitar la propiedad en su máximo esplendor, pero nos tenemos que conformar con estas imágenes.

Fotografía de la imponente chimenea (años 90) perteneciente a Xose Casal (morgantattoo@gmail.com) del blog Morgan's Place

Estado actual de la chimenea

Adosada a la casa Pudiendo acceder a través de una gran puerta desde el exterior o desde un largo pasillo desde el interior de la vivienda, nos encontramos con la capilla de estilo neogótico. Estaba decorada con multitud de detalles construidos con yeso, y unos curiosos escritos en latín que rodean todo el perímetro del interior de la capilla. Lamentablemente es una de las pocas estancias que tiene aún el techo, sobre cual descansa un enorme salón situado en el piso de arriba.

La construcción más antigua de la finca, es una masía ya datada a finales del S XV. Sus últimos días estuvo habitada por el guarda de la finca y actualmente solo quedan en pie las fachadas de dicha construcción, encontrándose completamente en ruinas.

Adosado a la antigua masía nos encontramos con una construcción que tenía como función ser un establo, el cual parece que años atrás sufrió un incendio. Al estar con el techo caído en la gran mayoría se puede observar el piso de arriba, de construcción más moderna. El hijo del último guarda de la finca construyó durante el año 1991 sobre el establo una vivienda, siendo esta la construcción más moderna de la finca.

La gran finca, a unos cientos de metros de la casa principal, disponía de una escuela para los hijos de los trabajadores y junto a ella una pequeña casa destinada como vivienda de la maestra. Fue construida entre los años 1919-1920 y se le bautizó como escuela Santa Victoria, en honor a la propietaria de la finca. La persona encargada de la escuela era una maestra llamada Conchita Pagès. Se dice que las hijas del matrimonio ejercieron durante un tiempo también como maestras.

A lo largo de numerosas visitas que hemos echo en este lugar, hemos realizado multitud de pruebas, obteniendo una considerable cantidad de psicofonías, hemos sembrado la casa de cámaras de visión nocturna intentando captar alguna anomalía. A continuación os dejamos unas pequeñas muestras de pruebas que hemos realizado y algunos registro psicofónicos.

Cámaras estáticas

Breve recopilación de psicofonías obtenidas en Can Busquets

Experimento doble ciego y cámaras