LA TAULA DEL FOLLET

En muchos pueblos del Empordà se creía que originalmente los duendes vivían en populosas y bellas ciudades construidas bajo los dólmenes, aprovechando su poder y su energía, o bien en arrinconadas fuentes del bosque. Tal es el caso de la Fuente de Belloch o Fuente de la Capilla de Sant Maria Belloch de Palamós, y que se encuentra a los pies del arroyo que hay a los pies del castillo de Vilaromá, hoy en ruinas. Hace años, el bosque era denso y frondoso, y el terreno húmedo favorecía la aparición de este tipo de duendes. Al borde de la Fuente de la Capilla de Belloch aún se conserva la mesa y los asientos de piedra que, según cuenta la tradición, empleaban los duendes. Se cuenta que, después de que las ciudades que los duendes tenían bajo los dólmenes y las fuentes fueran perdiendo poder, estos seres diminutos fueron abandonando estos lugares y se trasladaron a vivir al campo, a masías, huertos y pajares, al abrigo de la actividad humana. Su finalidad es que estos se reunieran en la mesa, para compartir sus correrías y así, proteger la ermita de sus travesuras.

A continuación os dejamos un video de nuestro amigo y colaborador Badger Hannibal, de la caverna el tejón, en el cual nos cuenta brevemente la historia del lugar.

Llevamos a cabo una investigación de campo, pero nos la reservamos para una futura entrada en el blog sobre experimentaciones.