Palacio de Sobrellano

Durante un viaje que hicimos por Cantabria, en la población costera de Comillas nos encontramos este espléndido palacio, que no dudamos en visitar.

El palacio de Sobrellano, también conocido como palacio del marqués de Comillas, fue obra del arquitecto catalán Joan Martorell quien lo construyó por encargo del primer marqués de Comillas, Antonio López y López. Las obras comenzaron en el año 1883 y finalizando en el año 1888.

Fotografía tomada entre 1883 y 1888 de las obras de construcción del palacio, propiedad del ayuntamiento de Comillas

Fotografía realizada por Lluis Domènech i Montaner en el año 1893 y propiedad del archivo municipal de Canet de Mar.

Fotografía realizada por Lluis Domènech i Montaner en el año 1893 y propiedad del archivo municipal de Canet de Mar.

Este grandioso edificio de estilo neogótico es de planta rectangular y posee en el interior muebles de Antoni Gaudí y pinturas de Eduardo Llorens. Fue utilizado como residencia de verano de los Marqueses de Comillas y lugar donde se alojaban los reyes de España en caso de visita. Cabe decir que el palacio solo conserva el 10% del mobiliario de la época. En su interior destacan la doble escalinata lateral, el salón principal y sus nueve chimeneas, que fueron diseñadas por Cristóbal Cascante. En el exterior hay esculturas de Joan Roig.

Como curiosidad, fue el primer edificio de España en utilizar la luz eléctrica, ya que el primer marqués la mandó instalar para una de las visitas de Alfonso XII.

Junto al palacio se encuentra una hermosa capilla-panteón de corte también gótico. Fue construida como una catedral a pequeña escala y su construcción es anterior a la construcción del palacio, fechándose en 1878. Los sitiales, reclinatorios y bancos fueron obra también de Antonio Gaudí. Cumple la función de mausoleo familiar de los marqueses de Comillas, pero también como templo donde celebrar oficios.

Actualmente el palacio es propiedad del Gobierno de Cantabria y es utilizado como centro cultural y museo.